sábado, 8 de abril de 2017

Cosas para leer: Guideon's Angel por Clifford Beal


Hace unos meses reseñaba precuela de esta novela, Raven's Banquet, y destacaba lo que me gusta encontrar novelas de aventura sobrenatural histórica, el complemento perfecto para las partidas de Solomon Kane. El número de novelas ambientadas entre los siglos XVI y XVII es enorme, especialmente en España, donde los émulos de Alatriste se multiplican, pero desgraciadamente suelen ceñirse al realismo y a las tramas políticas que también, es cierto, tienen su interés pero en las que echo en falta el toque de lo fantástico.

En este caso la novela se sitúa en el año 1653, cuando el ya veterano Coronel Richard Treadwell, ahora un expatriado en Francia, es enviado de vuelta a su país para llevar a cabo lo que parece una misión aparentemente sin esperanza: levantar al pueblo contra Cromwell y provocar la restauración de la monarquía de los Estuardo. Sin embargo, pronto descubre que hay males mayores que los simples enemigos políticos y que hay fuerzas oscuras implicadas en la lucha de facciones que divide a los vencedores de la guerra civil inglesa. 

Treadwell está aquí rodeado del halo romántico de los defensores de una causa perdida, como un Cavalier descreído y algo cínico que, sin embargo, está dispuesto a arriesgar su vida, y su alma, por una deuda de honor. Junto a él personajes ya leídos en Raven's Banquet (el hermano de Richard, su compañero de milicia Andreas Falkenhayn...), algunos secundarios nuevos y un puñado de personajes históricos. Entre estos últimos ocupa un lugar especial, a medias entre los hechos y la ficción, cierto "joven" mosquetero gascón, aunque debemos considerar que para 1653 ni el D'artagnan histórico ni el literario serían, precisamente, jovencitos. 

El libro utiliza elementos históricos, la disolución del parlamento, las visiones apocalípticas según se aproxima el año 1666,... con los meramente fantásticos y, como ya comenté en el caso de su precuela, parece haberse inspirado parcialmente en la literatura conspirativa por ejemplo para su imagen, algo anacrónica, de la masonería. En la parte fantástica utiliza elementos de la tradición goética y un mero toque de cabalismo, pero esta impresión es fundamentalmente superficial, sin ofrecer una elaboración más profunda de que papel ocupan en el universo estos fenómenos. Mientras que durante la mayor parte del relato lo sobrenatural es parte menor pero constante, incluyendo un detalle magnífico de uso "militar" de un pequeño truco mágico, según se aproxima el final todo se le va al autor un poco de las manos y culmina con un deus ex machina que, en mi opinión, resta fuerza al drama y sufrimiento anterior.

Una lectura entretenida, con unos personajes interesantes y un desarrollo trepidante que se enreda innecesariamente en algunos momentos y ofrece un final que no está a la altura.

Puntuación: 7/10
Publicar un comentario