martes, 4 de abril de 2017

Escocia en la época de Solomon Kane: Los MacGregor (clanes)

El Clan Gregor (Clann Ghriogair) es, gracias fundamentalmente a la pluma de Walter Scott y a las adaptaciones al cine de su obra Rob Roy, uno de los clanes más famosos de las Tierras Altas. Tienen una reputación ambivalente, que resume gran parte del estereotipo de los montañeses: grandes guerreros, valientes y resistentes, pero también bandidos, violentos y ladrones de ganado. Reputación potenciada por una historia de persecución y rebeldía que va mucho más allá de la época de SK.  Por dicha persecución se les da a veces el romántico sobrenombre de MacEagh ("Hijos de la niebla").

Sus tierras tradicionales se encuentran en  la región en torno a Glenorchy, Glenstrae y Glenlyon en Argyll y allí siguen habitando muchos MacGregor. 

Como la mayoría de los clanes, como ya habréis notado, el origen del mismo está envuelto en la leyenda. Una tradición de los genealogistas del clan lo vincula con un tal Griogair, hijo del rey Alpín II Mac Eochaidh de Dál Riata y hermano menor de Cináed mac Ailpín (Kenneth MacAlpin, coronado primer rey de Escocia en el año 843). Solo a finales del siglo XII los árboles genealógicos parecen abandonar el terreno de lo mítico con el jefe Griogair de las Bridas Doradas (¿?) y su hijo Camm MacGregor.

Por algún motivo, la historia no aclara el porqué, Robert Bruce concedió Gelnorchy, y las tierras que pertenecían  al clan Gregor, al jefe del clan Campbell. Por supuesto los MacGregor no aceptaron tranquilamente esta situación, luchando por sus tierras con todas sus fuerzas, pero igualmente fueron derrotados y, muchos de ellos, expulsados de sus tierras.

En muchos casos los Macgregor expulsados se dedicaron al bandidaje, el robo de ganado y la caza ilegal; privados de tierras de cultivo y convertidos en proscritos algunos se especializaron en ofrecer protección contra el robo de ganado (que ellos mismos practicaban).  Otros siguieron viviendo en sus antiguas tierras, ahora como dependientes de los Campbell, y sometidos a su justicia, pero aún considerándose parte del clan Gregor y leales a sus jefes.

Pero el conflicto con los Campbell no fue el único feudo de los MacGregor, que aparecen siempre como un grupo belicoso, manteniendo conflictos con los MacLean, Colquhoun (que desembocó en la batalla de Glen Fruin en 1603) y Drummond. Sin embargo también mantienen ocasionales alianzas con los MacFarlane y septs MacDonald vecinos. 


Jefes del clan MacGregor
Gregor Roy  (Griogair Ruadh)  MacGregor de Glenstrae (1540-1570)
En la época de SK los conflictos con los Campbell, que buscan hacerse con el resto de tierras de los MacGregor, se recrudeció.

Hay que indicar que por entonces los jefes del clan eran, como señores (lairds) de Glenstrae, vasallos del conde de Argyll. Mientras que, a su vez, otro Campbell, Sir Colin Campbell de Glenorchy, administraba las antiguas tierras ancestrales del clan. Este temía que los dispersos MacGregor se sublevaran o se dedicaran a actividades más violentas que la ganadería y la agricultura. Por ello inició movimientos para acabar con el liderazgo del clan, haciendo asesinar en 1552 a Duncan Ladaslach ("el señorial") MacGregor  y colocando al joven Gregor Roy bajo la protección de uno de sus vasallos.

Sin embargo según Gregor Roy crecía comenzó a exigir sus derechos hereditarios, algo a lo que los Campbell se negaron, y en 1560 se rebeló, conduciendo durante una década una guerra de guerrillas. Sin embargo en 1570 fue capturado, y ejecutado tras un breve periodo de tiempo, dejando un hijo de corta edad bajo la custodia de sus parientes.

Alistair Roy (Alasdair Ruadh) MacGregor(c. 1569-1604) 
Este joven reclamó en cuento pudo también el título de jefe, pero no pudo recuperar las tierras de la familia. Su habilidad con el arco le ganó el apodo de "la Flecha de Glen Lyon".

John Drummond (del clan Drummond y nombrado Guardabosques Real) inició su propia persecución contra los ladrones MacGregor en la década de los 80, capturó a algunos miembros del clan por caza ilegal y les cortó las orejas como castigo. Como respuesta un pequeño grupo de MacGregor, supuestamente ayudados por algunos MacDonald, atacaron al Guardabosques, lo capturaron y decapitaron en septiembre de 1589. Una cruenta historia dice que a continuación los asesinos, tomaron la cabeza con ellos y asaltaron el castillo de Ardvorlich, donde vivía la hermana del fallecido, Margaret Stewart. Entrando en el salón desenvolvieron la cabeza y hicieron a la mujer servirles comida y bebida que alegremente compartían con el fallecido. Margaret, que por cierto estaba en avanzado estado de embarazo, huyó del castillo estando a punto de perder al niño. El niño, James Beag Stewart (1589-1660), se convertiría con el tiempo en uno de los más temibles perseguidores de los MacGregor supervivientes durante las guerras del siglo XVII.

Alasdair, al enterarse, convocó a sus parientes a un consejo urgente y decidieron no entregar a los asesinos, jurando todos ellos sobre el cráneo de Drummond (que había sido traído a la reunión) que morirían antes que traicionar a sus parientes. El enfrentamiento continúo durante un tiempo, hasta que, llegados a un bloqueo, los Campbell ofrecieron paso seguro a Alasdair y a sus consejeros para cruzar sus tierras, para dirigirse a Londres, a presentar su caso al rey. Sin embargo, en cuanto Alasdair cruzó la frontera escocesa, los Campbell lo hicieron prisionero y lo llevaron a ser juzgado a Edimburgo.

No sólo  Alasdair Ruadh y diecisiete de sus partidarios fueron ahorcados en 1604 sino que  Jacobo VI realizó una proclamación aboliendo el apellido MacGregor, siendo una ofensa capital utilizarlo (la mayoría tomaron los apellidos Murray, Grant, King o, incluso, Campbell) y dispersando lo que quedaba del clan.  Sin embargo esto no eliminó a los MacGregor que siguieron estando presentes en las luchas y revueltas del siglo XVII y XVIII y que recuperaron su apellido (la prohibición fue levantada temporalmente en 1690-1693 y de forma definitiva en 1774)
Publicar un comentario