sábado, 23 de abril de 2016

Cosas para leer: Astro City Trifulca de pareja





La Astro City de Kurt Busiek sigue sumando historias y personajes con el paso de los años, y, en los últimos tomos, se ha notado que el autor ha intentado introducir nuevos temas en su obra. De forma a veces poco sutil estamos viendo como en los últimos tomos se introducen temas como las diferentes opciones sexuales, el papel de los personajes femeninos o  el envejecimiento de los héroes. No es que hasta ahora Busiek no hubierta tocado estos temas, recordemos la magnífica historia sobre Atomicus y su eterna novia (una parodia de la relación entre Superman y Lois durante décadas)  como una crítica muy poderosa al papel de la mujer en el género superheroíco o la agridulce historia de madurez que conforma Superman: Identidad Secreta. Pero recientemente nos hemos encontrado con la superheroína transexual Starbright, la presencia clara de parejas homosexuales en diversos arcos (en incluso en simples escenas de fondo, trasmitiendo una normalización que se agradece) parece que el guionista ha decidido darle mayor presencia a estos temas en su colección más personal en los últimos tiempos. 

Ya he comentado aquí en otra ocasión como el tema del envejecimiento es uno de los granes tabues en el comic de superhéroes: parece inconcebible que asumamos que Batman o Spiderman (Peter Parker) puedan llegar un día a colgar las mallas y dejar su papel a nuevos héroes, y así los héroes juveniles (Dick Grayson es el caso paradigmático) pasan a ser adultos pero los adultos nunca envejecen.

En este caso el asunto central de la historia que da título al comic es la un personaje femenino que llevamos viendo mucho tiempo en la colección, Trifulca (durante mucho tiempo conocida en castellano como Camorra). A lo largo de los años se nos habían ofrecido breves pinceladas de su historia y personalidad: es la hija de un villano que usaba el mismo nombre, mantiene una relación más o menos complicada con el insufrible el Figura (antes traducido como el Fanfarrón), es sarcástica y dura. Ahora ella es la protagonista y por medio de saltos temporales y el uso de los referentes genéricos que tan bien maneja Busiek se nos ofrece una visión completa de su historia desde sus humildes orígenes hasta un final inevitablemente trágico (o trágicamente inevitable). Al mismo tiempo se nos muestra como el mundo de Astro City ha seguido cambiando a lo largo de estos años, se introducen nuevos personajes y se da carpetazo a algunos antiguos (aunque yo sigo sintiendo que hay una gran historia sobre los Mestizos que aún no se nos ha contado, por ejemplo) Busiek sigue ampliando su mundo personal tomando un poco de todas partes pero con una libertad que no se puede encontrar en los editorialmente controlados universos de Marvel y DC. 

La segunda historia del tomo, la mucho más breve Baquetas resulta algo pobre, quizás tiene demasiadas similitudes con otros arcos anteriores de la colección sonando en general a algo ya visto. Baquetas es un gorila inteligente de una civilización perdida que busca un hueco como músico en Astro City. Por supuesto hay que alabar la capacidad de Busiek para resulta interesante con una premisa tan abusrda, pero no deja de recordar otros episodios similares como el magnífico número sobre Loony Leo. Una historia simpática pero sin más mordiente.

El dibujo de Brent Anderson sigue siendo magnífico parece algo más tosco que de costumbre, y quizás todos estos giros sobre el envejecimiento, la necesidad de cambiar y quizás de que otro tomo el legado de un héroe ya cansado tenga algo que ver con esta circunstancia. Recordemos que Anderson nació en 1955 y que Busiek tampoco es precisamene un jovencito (el es de 1960) ¿veremos alguna vez una Astro City sin el nombre de estos dos autores?. Son varios ya los números dibujados por otros, pero Busiek se ha mantenido siempre en el guión y ha tenido control total sobre su universo pero no puedo evitar pensar que en este mundo de franquicias y continuaciones sería extraño que eso no sucediera. 

Los portadas de Alex Ross siguen en su linea habitual, con efectos de luz y un trabajo de superficies realmente impresionante, simplemente hay que ver el contraste entre los diferentes tejidos y materiales de la armadura de Trifulca y el uniforme de El Figura, en la portada de este tomo.

Puntuación: 7/10
Publicar un comentario en la entrada