domingo, 27 de marzo de 2016

Sistemas de juego: Lankhmar la ciudad de los ladrones (para Savage Worlds)

Fafhrd y el Ratonero Gris son dos grandes ausentes de la galería de "personajes clásicos" en este blog, por diversos motivos siempre fui posponiendo su inclusión y después de la aparición de FATE Core no he retomado esta sección (entre otras cosas por que lo primero sería adaptar esos personajes a dicho sistema de juego) así que digamos que esta reseña sirve también para reclamar el puesto de estos dos aventureros como héroes pulp (al menos en origen) a tener en cuenta y de Fritz Leiber como uno de sus más grandes autores. 

En este caso el suplemento, editado en español por HT Publishers, presenta una gran cantidad de información en un espacio limitado (apenas 124 páginas incluyendo una hoja de personaje) pero que sirve para repasar gran parte de las historias de los dos aventureros y presentar, también, numerosas aportaciones a las reglas.

Entre estas se incluyen nuevas ventajas y desventajas, algunas ya conocidas de otros suplementos y juegos de Savage Worlds. También se ofrece un sistema de magia diferente al del básico, que ignora los puntos de poder para utilizar un penalizador al lanzamiento y, en el caso de la magia oscura, puntos de corrupción para simular los peligros y dificultades de la hechicería. La magia en Newhon se divide en tres escuelas "magia blanca", "magia elemental" y la más peligrosa, y abundante me temo, "magia negra". Se ajustan diversos conjuros del básico para este nuevo sistema y también aparece un buen número de conjuros nuevos, algunos de ellos verdaderamente muy poderosos. También se añade unas breves reglas para rituales. Un puñado adicional de reglas de ambientación intentan simular las características de las aventuras de los personajes de Leiber. La regla para favorecer los héroes sin armaduras, dándoles un +2 a absorción, parece sin embargo un poco exagerada y puede dar lugar a situaciones paradójicas en la narración.

En cuanto a equipo me ha llamado la atención que, coincidiendo con mi propia adaptación para Solomon Kane, aparece una espada ropera con d6 de daño (que en inglés es un "heavy rapier") y un estoque con d4 (que en inglés se queda como "rapier"), un punto a favor de la traducción por cierto. 

Se ofrece una breve "gaceta de Nehwon" en la sección principal, incluyendo dos bonitos mapas de la ciudad y del mundo en el que se asienta. Este último mapa presenta varios nombres recortados en su límite oriental como si fuera una sección de un mapa-poster mayor, que abarca además una mayor superficie del mundo, pero es una característica que comparte con el mismo mapa en la edición original. El mapa de la ciudad resulta un poco caótico (los números de las localizaciones parecen estar puestos sin ningún orden lógico) pero no sé si es una idea intencionada teniendo en cuenta la descripción de la ciudad (sin embargo también cuenta con unas en exceso convenientes avenidas verticales y horizontales que me resultan un poco demasiado "ordenadas").



A continuación comienza la llamada Sección del director de juego, que completa la breve información de la gaceta sobre el mundo y la ciudad. Se incluye la importantísima información sobre los gremios de la ciudad, un aspecto que también tiene su reflejo en las reglas. Sigue con un par de aventuras, las fichas de Fafhrd y el Ratonero (en tres momentos de sus vidas), las de sus patrones mágicos y fichas genéricas de personajes de la ciudad.  El libro se completa con un índice y la ya mencionada hoja de personaje, en formato apaisado que, aunque consigue meter toda la información necesaria en tan poco espacio, personalmente no me gusta demasiado.

Resultan llamativos los recuadros dedicados a la prostitución y la esclavitud o al papel de la mujer en las historias de Leiber, quizás en exceso timoratos, pero supongo una necesidad ante el miedo a ofender  a su posible público. El juego hace un esfuerzo por reflejar el tono de las aventuras literarias de los personajes, aunque resulta difícil captar la mezcla de humor y aventura (y, a menudo, terror) que Leiber consigue destilar en las mejores de sus historias. 

Puntuación: 7/10
Publicar un comentario