viernes, 9 de septiembre de 2011

Ocultismo nazi: La teoría del mundo de hielo

En la primera, y ya lejana, entrada dedicada a los nazis y sus contactos con lo sobrenatural mencione varias veces, de pasada, la teoría de Hörbiger y como esta tenía gran importanciaHanns_Hörbiger en la cosmovisión de Himmler y, a través de él, en la de la Ahnenerbe así como en la de otros gerifaltes nazis. Esta entrada pretende presentar con algo más de detalle esta extraña, y completamente real, teoría pseudocientífica.

Fundación
La Cosmogonía Glacial (Glazial-Kosmogonie) o Teoría del Hielo Universal (Welteislehre) fue desarrollada por el ingeniero austriaco Hans Hörbiger (1860-1931) entre finales del siglo XIX y principios del XX, junto con un maestro, Philipp Fauth. Ambos presentaron su teoría inicial en su libro mastodóntico titulado, precisamente, Cosmogonía Glacial, publicado en 1912. La obra pasó desapercibida en su momento, despreciada por los investigadores serios, pero tras la Gran Guerra fue recuperada por algunos entusiastas y cobró mayor fama en los países germánicos, siendo muy poco conocida fuera de estos. Hörbiger y sus seguidores realizaban una agresiva propaganda, publicando folletos, posters,  dando conferencias e incluso creando un periodico propio: "La Clave de los Asuntos Mundiales". En Viena se fundaron en los años 20 dos asociaciones distintas, dedicadas ambas a popularizar estas ideas el Instituto Hörbiger y la Kosmotechnische Gesellschaft (Sociedad Cosmotécnica), sus miembros incluían algunos científicos e ingenieros pero en general su popularidad fue sobre todo entre los profanos. Su actitud era agresiva, tildando a aquellos que no apoyaban sus teorías de estúpidos y tratándolos casi como enemigos personales.

Creencias
En si misma se trata de una teoría, y una historia del universo, basada en el enfrentamiento de proporciones cósmicas entre los elementos contrapuesto de el fuego y el hielo. Precisamente una de sus grandes atractivos para los nazis era como resonaba esta versión catastrofista del nacimiento del sistema solar con el nacimiento del universo según la versión de la mitología escandinava, que cuenta la Edda de Snorri Sturlasson; el ser primordial Ymir habría surgido del contacto entre el hielo que llenaba Ginnungagap (“el Abismo”) y el fuego eterno de CosmogoniaglacialMuspellheim.

Según Hörbiger al principio habría existido una enorme bola de fuego, mucho mayor que nuestro sol actual, contra la que se habría precipitado una no menos titánica masa de hielo, una "estrella muerta". Este choque habría provocado una serie de perturbaciones y procesos que habrían dado lugar a la formación de los planetas y sus lunas, además de la Via Lactea, que lejos de estar formada por estrellas sería un cinturón de bloques de hielo del que provendrían los cometas. Según él la órbita de los cuerpos celestes sería en realidad espirales y con el tiempo las lunas “caerían” hacia los planetas y estos hacia el sol, reiniciando el ciclo. Afirmaba que esto ya había pasado anteriormente y que la tierra habría tenido nada más y nada menos que tres lunas anteriores, que habrían chocado en distintas épocas contra la tierra, pero provocando antes de chocar una época en que la inusual gravedad lunar habría causado importantes alteraciones biológicas en las especies terrestres, incluyendo la existencia de gigantes y el desarrollo de poderes sobrehumanos. Todos los demás procesos cosmológicos se definían como un desarrollo de esa oposición entre el elemento fuego y el elemento hielo.

Pero Hörbiger, muy influido por ideas nacionalistas, racistas y teosóficas, no se quedaba aquí: sus libros incluían referencia a como los embriones de los arios habrían llegado desde el espacio en forma de protoplasma, conservados en el elemento hielo, o como la gran civilización aria de la Atlantida-Thule habría sido destruida por las alteraciones provocadas por la “captura” gravitatoria de nuestra actual luna, forzando a los supervivientes a refugiarse en lugares como el Tibet y otros altiplanos. Idea esta que fue abrazada por muchos teóricos de la desigualdad racial, que veían en esta afirmación una forma de romper la unidad evolutiva de la especie humana, argumentando que existirían dos “humanidades” diferentes y separadas. Los elementos más, digamos, mitológicos fueron destacados por algunos de sus discípulos, como el inglés Hans Schindler Bellamy en sus libros Moons, Myths, and Man, In the Beginning God y The Book of Revelation is History.

La teoría y los nazis
Pese a la muerte del autor en 1931 su popularidad en Alemania y Austria, y en menor medida en Estados Unidos e Inglaterra, siguió creciendo en los años siguientes y, con la llegada al poder de los nazis, incluso recibiría apoyo oficial. Para muchos nazis, además, la forma en que Hörbiger afirmaba haber llegado a sus conclusiones, a través de una inspiración repentina en 1894, le convertía en ejemplo de la “ciencia aria” en oposición a la racionalista y materialista “ciencia judía” representada por Einstein. Himmler era un apasionado de esta teoría, que combinaba con sus otros muchos intereses ocultos, pero incluso el normalmente escéptico Hitler se convirtió en un defensor de Hörbiger. Incluso llegó a plantear la construcción de un observatorio en Linz que mostraría en sus tres pisos las “tres grandes concepciones cosmológicas- las de Ptolomeo, Copérnico y Hörbiger”

Puerta del Sol (Tiahuanaco)Por estos motivos una parte muy importante de los fondos de la Ahnenerbe se destinaron a cuestiones relacionadas con la Welteislehre. Edmund Kiss, arqueólogo y miembro de las SS, había publicado en 1937 un libro titulado La Puerta del Sol de Tiahuanaco y la teoría del Hielo Mundial en que afirmaba que esta ciudad en ruinas del altiplano boliviano había sido levantada por superviventes de Thule, destruída por el impacto de una de las lunas primigenias de la Tierra hace 17 000 años. La expedición al Tibet de Schäfer, en la que en un principio también debía participar Kiss, de 1938 tenía ordenes también de buscar el rastro de las migraciones prehistóricas de los thulistas hasta el Himalaya. También se puede relacionar con la Welteislehre la expedición nazi a la Antártida de 1938-1939 comandada por Alfred Ritscher.

Durante los años 30 se realizaron importantes investigaciones en cuanto a geología, buscando encontrar el rastro de dichas catástrofes, o sobre la predicción meteorológica partiendo de estos principios, como por ejemplo la obra Zur Welteismeteorologie (1938) por el Dr. E. Dinies.

De forma similar a lo que sucedió con las sociedades ocultistas, tras la anexión de Austria en 1938 la Kosmotechnische Gesellschaft fue absorbida por los nazis y sus fondos transferidos a la Ahnenerbe. El Insittuo Hörbiger, una institución menor, tuvo más suerte y se mantuvo independiente y publicando sus propias actas durante algunos años más.

El Hielo Cósmico en el juego de rol
Sello de la expedición antárticaAdemás de servir como trasfondo para los nazis que aparezcan en la partida la teoría de Hörbiger puede tener otras utilidades en la campaña. En muchas (Expedición a la Tierra Hueca, por ejemplo) ciertamente han existido antiguas civilizaciones, destruidas de forma catastrófica y largas migraciones de supervivientes a lugares como el Tibet o México, aunque estas difieran de las fantasías racistas de Himmler y los suyos, y así podemos encontrar a los agentes de la Sociedad Thule o de la Ahnenerbe en lugares tan lejanos como esos, buscando restos de sus antepasados arios.

Incluso en una campaña con un mayor componente de ciencia ficción puede incluso pueden llevarles aún más lejos, al espacio. Si los nazis cuentan con la ayuda de científicos como Manfelt además de Von Braun, no parece imposible.

Además en una campaña conectada con los mitos de Cthulhu es muy fácil imaginar los terrores que estas investigaciones desencaminadas pueden liberar sobre el mundo: monstruosidades ocultas bajo el hielo, como lo shoggots, o caídas desde el espacio pueden ser erróneamente interpretadas como señales de ese protoplasma ario. Para más información sobre la conexión entre el Gran Sacerdote de los Primigenios y los chicos de las cruces gamadas, el laboratorio friki y su monográfico de Cthulhu y Nazis.

Si nos decantamos por la historia ficción podemos considerar la importancia que el hielo tuvo finalmente en la caída del Tercer Reich, con el terrible invierno ruso, ¿quizás los magos, o los tecnólogos, de Himmler fallaron a la hora de controlar el poder del Hielo Cósmico? Después del desastre de Moscú el mismo Hitler le dijo a Martin Bormann “Yo siempre he detestado la nieve, usted lo sabe, Bormann, siempre lo he odiado. Ahora sé por qué: era un presentimiento”.
Publicar un comentario