martes, 20 de julio de 2010

Cosas para leer: Candy City de Alberto López Aroca

Tras un mes de desaparición por motivos de fuerza mayor, sólo me he permitido alguna visita para retocar la apariencia del blog (¿qué os parece?) vuelvo a la actividad con el agradable "deber" de reseñar esta novela recién aparecida y presentada en nuestra querida Semana Negra.

El autor Alberto López Aroca debería ser conocido ya por los lectores de este blog, ya que su propio Cuaderno de Bitácora del "Matilda Briggs" y sus comentarios llevan tiempo apareciendo por aquí. Investigador sherlockiano y mitógrafo creativo, en esta ocasión se descuelga con una novela negra, negrísima diría yo. Al texto acompañan y complementan perfectamente las ilustraciones realizadas por Sergio Bleda, desgraciadamente más apreciado más allá de los Pirineos que aquí. Su obra más conocida es posiblemente el comic El Baile del Vampiro ,editada en 1997 por Planeta, reeditada en 2007 por Aleta y que recientemente ha aparecido en Estados Unidos de la mano de Dark Horse, pero no es, ni mucho menos, la única.

Uno de las principales bazas del libro es su estructura, un encaje de viñetas y escenas de la vida de Jonathan Thompson, un matón al servicio del sindicato criminal de la imaginaria ciudad del título, al que encontramos en la primera página en pleno juicio. Los capítulos, casi independientes por si mismos, no siguen un orden cronológico lineal, más bien siguiendo el discurso lleno de divagaciones e interpolaciones de alguien que nos contara su propia vida. Al mismo tiempo su historia también nos desvela la historia criminal de Candy City, entre finales del siglo XIX y los años 20; así asistimos desde nuestra segura posición de lectores a la sangrienta conclusión de la guerra con Oxfield o al intento de los tongs de infiltrarse en la ciudad gobernada con mano de hierro por James Mc Culloch, jefe mafioso y "honrado" empresario al mismo tiempo. Esta es una época de la historia criminal del país de las barras y estrellas, magníficamente reflejado (como recordo el autor durante la presentación de esta novela) en el libro Gangs de New York de Herbert Ashbury inspiración, algo lejana, de la película de Scorsese del mismo título.

Las ilustraciones en blanco, negro y semitono de Bleda complementan los capítulos con un estilo oscuro y a menudo feista que complementa y refuerza al texto, por ejemplo la sensación de amenaza contenida de la ilustración del señor Mock Duck sentado en su sillón de terciopelo, y sosteniendo tranquilamente el hacha, es el perfecto reflejo de la conversación llena de falsa amabilidad e imbricada cortesía del texto (ya dije que era mi ilustración favorita)

Me cuesta contenerme para no contar más del argumento, ni desvelaros ninguna de las sorpresas que os esperan en estas páginas. En resumidas cuentas, pasaos por Candy City... pero cuidado con los parroquianos.
Publicar un comentario