domingo, 15 de marzo de 2009

Organización: El Ocultismo Nazi

La relación entre los nazis y diversos poderes ocultos es un elemento común a centenares de novelas, revistas, cómics y películas, aunque en gran parte estas ideas provienen de la imaginación de los autores (incluso de muchos que firman como historiadores) lo cierto es que el papel de personajes como Himmler o Hess en círculos ocultistas no deja de resultar sospechoso y sugerente. No es así en el caso de Hitler el cual, según todos los indicios, no sentía interés ni tenía paciencia para las cuestiones ocultistas e incluso se burlaba de las creencias de algunos de sus subordinados. Pese a ello muchos autores lo han relacionado con la Sociedad Tule, la lanza del destino o han afirmado que Dietrich Eckart le enseñó conjuros de control mental.

Este texto intenta más que nada entresacar de la amplia literatura algunos elementos interesantes para utilizar la Sociedad Tule, durante los años 20, y la Ahnenerbe, a partir de 1935, en partidas pulp. No intenta ser una visión exhaustiva, tal cosa sería imposible en una extensión naturalmente limitada como esta pero espero al menos indicar posibles caminos a seguir.

La sociedad Tule

Esta fue una más de las múltiples organizaciones semi-secretas e interesadas en el ocultismo que surgieron durante el periodo de entreguerras en Alemania, su relación con el nacimiento del nazismo, y las actividades de sus miembros, le convierte en especialmente significativa. Existen muchos otros grupos con una importancia menor como la Fraternitas Saturni, la Sociedad Vril , Los nuevos templarios de von Liebenfels, los 72 o La Orden del Cuerno. Y es que el ambiente del nacionalismo alemán de finales del siglo XIX y principios del XX estaba lleno de elementos que consideraríamos ocultistas.

Se calcula que miles de personas acudieron a las reuniones y conferencias organizadas por esta sociedad en algún momento, pero se desconoce el número exacto de socios, incluso hay grandes discusiones sobre la pertenencia o no a la organización de algunos personajes como Rudolf Hess o Alfred Rosenberg.

Rudolg Von Sebottendorf
Para hablar de la Sociedad Tule lo mejor es comenzar hablando del hombre que se hacía llamar Rudolf von Sebottendorf, nacido Alfred Rudolf Glauer. Se cree que nació en 1875 en Hoyerswerda, cerca de Dresde, en una familia de origen humilde. Sabemos muy poco sobre sus primeros años y la primera información cierta parece situarle trabajando como ingeniero en Turquía en 1901. Él mismo evitaba dar detalles sobre sus primeros tiempos o su familia y algunas declaraciones por su parte parecían indicar haber nacido mucho antes de esa fecha.

Al parecer durante su estancia en Turquía entró en contacto con el misticismo sufí, con la cábala y con la alquimia por primera vez, se cree que también ingresó en una organización masónica o pseudomasónica en el mismo periodo.  En 1909 afirma haber sido adoptado por el aristócrata alemán expatriado Barón Heinrich Von Sebottendorf, apellido y título que usaría desde entonces, en vez del de nacimiento. En 1911 obtuvo la nacionalidad otomana y luchó en el ejército turco durante la primera guerra de los Balcanes (1912-1913) contienda en que recibió, supuestamente, una herida con secuelas permanentes. Volvió a Alemania, aún con la ciudadanía turca, en 1913 y permaneció allí durante la Gran Guerra sin ser llamado a filas, tanto por su condición de extranjero como por su herida.

Fue entonces cuando entró en contacto con los círculos ariosofistas en torno al místico Guido von List. Escribió en revistas como Ostara diversos tratados sobre runas, magia ritual y temas afines.  que le valen cierto reconocimiento en esos círculos. En 1916 se afilia a una pequeña organización secreta, llamada la Germanenorden Walvater del Santo Grial (grupo escindido de la Germanenorden) Es nombrado líder de la sección bávara de la misma y es entonces cuando funda (o refunda según algunas fuentes) la Sociedad Tule, o Thule-Gesselschaft en alemán, como un grupo público de estudio, interesado en al antigua literatura y religión germánica.

El país de Tule
La razón del nombre se encuentra en interpretación de Sebottendorf de antiguo material legendario.

Tule o Ultima Thule es una región mítica, o una interpretación fantástica de una región real, que es mencionada por diverso autores antiguos, siendo el primero en hacerlo el navegante griego Pitias en el 330 a. c., quien lo sitúa a seis días de viaje al norte de Escocia. También Tácito, Plutarco y Procopio hablan sobre Tule, como la más septentrional de las tierras habitadas, a menudo identificándose con la también septentrional Hiperbórea.

Sebottendorf iba mucho más allá, consideraba la cultura de Tule como la más antigua del mundo. Creía que estos antiguos nórdicos habían realizado exactas observaciones astrológicas y que las habían dejado representadas, codificadas, por las grandes construcciones megalíticas de las que serían responsables. En general consideraba a esta civilización el origen primero de todos los desarrollos culturales significativos y también de toda tradición mágica posterior. Al estudio de las runas tradicionales, y la versión de von List de las mismas, Sebottendorf añadió también la lengua hiperbórea que muchos consideran una invención y el estudio del Libro de Eibon, al menos para los miembros de más alto nivel.

La Sociedad Tule pública (1916-1923)
En un este periodo las reuniones públicas de la Sociedad Tule tenían lugar normalmente en el respetable hotel Vierjahreszeiten de Munich, propiedad de los hermanos Walterspiel, que también eran miembros de la misma, y atraen a algunas de las figuras más importantes de la vida económica y cultural de la ciudad.

En este momento la sociedad ha establecido ya varios niveles de secreto:
- Públicamente es una entidad de estudio totalmente inocente.
- La mayoría de los miembros creen que esto es una tapadera para la agitación política de extrema derecha.
- El círculo interno, mucho más reducido, está dedicado a la investigación ocultista. Este grupo selecto superior es a menudo designado como Colegio Esotérico de la Sociedad Tule. La afiliación creció rápidamente incluyendo en sus filas a algunos de los aristócratas y burgueses más influyentes de Baviera.

Durante la fracasada revolución espartaquista de 1918 la Sociedad organizó la Liga para la Defensa de Tule (Kampfbund Thule), para ayudar a reclutar voluntarios para luchar contra la llamada República de los Consejos de Baviera. En represalia por sus acciones siete miembros de la sociedad fueron capturados y ejecutados por los comunistas el 30 de Abril de 1919. Estas muertes fueron achacadas a la mala actuación y a la supuesta cobardía de von Serbottendorf, que fue expulsado de la misma Sociedad que había creado.

La historia posterior del fundador es confusa, según algunos abandonó el país en 1923 y, tras un papel más bien patético como doble agente en Turquía, terminaría suicidandose arrojandose al Bósforo en 1945. Otros, sin embargo, aseguran que, de alguna manera, consiguió recuperar el favor de los jerarcas nazis y que, durante los años 30, un Sebottendorf sorprendentemente rejuvenecido participó en diversos proyectos de las Ahnenerbe.

Ante la ausencia del poder fundacional que había dirigido la organización hasta el momento se produce una lucha de poder entre dos personajes igualmente siniestros Christian von Rosenroth, un experto en cultura escandinava y runas, y Rudolph Metz, obsesionado con la Tierra Hueca. Finalmente ambos llegaron a un acuerdo para compartir el liderazgo, confiando en secreto en poder eliminar al otro cuando fuera necesario.

Fundación del Partido Nazi
Los movimientos en la arena política de la Sociedad y sus miembros se veían dificultados en términos de política de masas por la composición elitista de la organización. Por ello, para extender sus ideas políticas entre las masas obreras y de clase media, decidieron crear un partido político popular que acercara dichas concepciones al pueblo. Así nació el DAP, o partido alemán del trabajo, luego convertido en NSDAP, el partido nacional-socialista alemán de los trabajadores o simplemente partido Nazi. La historia de este partido es lo bastante conocida, y fácil de consultar, para no requerir demasiada explicación aquí.

La Sociedad Tule secreta (1923-1935)
En 1923, después del fracasado intento de golpe de estado del partido nazi, llamado normalmente el putsch de la cervecería, la Sociedad Tule es disuelta de cara al público: dejan de organizarse conferencias, reuniones o exposiciones. En realidad este fue un movimiento calculado del círculo interior, que seguirá llevando a cabo reuniones, ahora secretas, y continuará con sus actividades de forma menos llamativa. La Sociedad Tule pasó a la clandestinidad y estableció su base principal en el Schloss Adler (El castillo del águila) una fortaleza considerada inexpugnable en Baviera meridional, que posteriormente sería utilizada por los servicios de espionaje de la wehrmacht.

En 1926 durante una expedición a Mongolia miembros de la sociedad establecen contacto con los lamas negros de Agartha. Uno de estos, conocido únicamente como el Hombre de los Guantes Verdes, se traslada a Alemania como muestra de la alianza entre la Sociedad y la ciudad subterránea. Junto con seis de sus acólitos se establecería primero en Munich y después en Berlín. Este oscuro personaje recibiría visitas regulares de varios altos jerarcas nazis pero la mayor parte de sus actividades no han quedado registradas en ninguna parte. Permanecerían allí durante el resto de la guerra, siendo sus cuerpos encontrados por tropas sovieticas en Berlín en abril del 45. Aparentemente, al igual que hicieron muchos líderes nazis, se habían suicidado.

Actividades
La busqueda de los imaginarios ancestros raciales arios, y sus secretos y poderes, en regiones tan improbables como el Tibet o Tihuanaco se convertiría también en parte fundamental de su trabajo. La magia y los artefactos son concebidos como instrumentos para conseguir el poder con el que imponer su visión al mundo. Por ello, a lo largo de los años 20, miembros de la Sociedad Tule viajaran por todo el mundo recopilando información, objetos y conjuros con los que prepararse para su asalto al poder y después para su guerra total.

Normalmente las expediciones y excavaciones relacionadas con la Sociedad Tule suelen depender, sobre el papel, de instituciones académicas respetables (universidades, academias, fundaciones...) en los que el grupo posee cierta influencia a través de sus miembros más pudientes. Cuando no es así se camuflan como actividades privadas de sus miembros, pero nunca aparece el nombre de Tule (especialmente tras 1923 y su supuesta disolución) en ningún documento ni papel oficial. Así es posible que muchos de los participantes en la misma no tengan conocimiento sobre sus verdaderas intenciones u objetivos.

La Ahnenerbe
Este departamento dependiente de las SS comparte muchos principios ideológicos y objetivos con la Sociedad Tule pero al contrario que esta está se encontraba claramente colocada bajo la autoridad de un hombre, Himmler. Gracias al poder creciente de este en el organigrama del estado nazi la ahnenerbe nacería absorviendo a la Tule y otras organizaciones similares.

Las SS

Del alemán schutzstaffeln "escuadra de guardias", era en un principio la guardia personal de Hitler y estaba compuesto de tan sólo 200 hombres. Pero desde que Himmler fue nombrado jefe de la misma en 1928 no paró de crecer en número e importancia, contando en 1934 con 20 000 miembros y con 34 000 en 1939. Entre otras cosas los campos de concentración fueron responsabilidad organizativa de las SS, así como la organización del servicio de espionaje y seguridad del partido y, luego, de la Gestapo o policía secreta estatal tras 1934. Al estallar la guerra las SS se militarizaron, formando sus propios regimientos organizados bajo la denominación waffen-SS. Además de la Allgemeine-SS (o SS universal) que englobaba a los miembros de Alemania y Austria en los países ocupados se creó durante la guerra la Germenische-SS para nacionales de esos países, eso si de estricta ascendencia aria (la mayoría de sus miembros provenían de Bélgica y Dinamarca) Himmler se convertiría en una de las figuras más poderosas del régimen como cabeza de esta organización.

El grupo de Himmler (1928-1935)
Himmler había bebido de las mismas fuentes ideológicas que la Sociedad Tule: von List, von Liebenfelds, Eckart, Hörbirger, Rene Guenon, Julius Evola... pero sobre todo estaba influenciado por Karl Maria Wiligut. Este afirmaba ser capaz de acceder a sus memorias raciales ancestrales y así poder recrear la antigua religión germana que él llamo Irmineglebun o irminismo. Wiligut se convirtió en uno de sus consejeros más importantes durante los años siguientes. Himmler también se interesó formalmente por toda clase de fenómenos psíquicos, especialmente los clarividentes y profetas de toda clase. Seleccionado cuidadosamente a sus asesores y aliados formó una pequeña camarilla en torno a su persona. Este pequeño grupo es desginado en ocasiones como Sociedad Sonnenrad.

Pero Himmler además de toda era, bajo su aspecto de oficinista aburrido, terriblemente ambicioso: no se conformaba con contar con sus propios expertos, quería controlar a través de su organización toda la actividad sobrenatural del Reich. Fue su posición al frente de la Gestapo desde 1934 le dió el poder necesario para ello.

Prohibición de las organizaciones ocultistas (1935)
En ese año la ley antimásonica prohibía todas las organizaciones secretas en Alemania, incluyendo grupos ocultistas no relacionados directamente con la masonería, incluso algunos en los que militaban altos jerarcas nazis. La persecución de las organizaciones ideológicamente enemigas fue cruenta, las logias fueron cerradas, muchos miembros encarcelados y sus librerías y otros objetos confiscados. En el caso de las organizaciones más o menos afines, como la Tule, el objetivo no era realmente eliminarlas si no centralizar sus esfuerzos bajo la obedicencia directa del partido, a través de las SS y de Himmler. Tanto von Rosenroth como Metz aceptaron las ordenes y se integraron en la nueva estructura, recibiendo altos cargos dentro de la SS, pero algunos miembros individuales no siguieron su ejemplo.

Alfred Rosenberg intentó mantener su propio grupo arqueológico independiente de las SS y del largo brazo de Himmler. Su rebelión se saldó con un éxito menor, este grupo sería el llamado Amt Rosernberg (sección Rosenberg) pero su importancia sería muy secundaria y menor según avanzan los años 30.

La Ahnenerbe (1935-1945)
Y en ese mismo año, para organizar a los restos de dichas sociedades secretas y continuar con sus investigaciones se creo la Anhenerbe o Sociedad para la Investigación sobre las Raices Espirituales de la Herencia Ancestral Alemana (Studiengeselllschaft für Geistesurgeschichte Deutsches Ahnenerbe). En un primer momento nació bajo la apariencia de un instituto científico aparentemente separado de las SS, pero con un alto porcentaje de miembros que eran a la vez miembros de una y otra organización. A partir de 1940 sin embargo esa pretendida independencia organizativa desapareció.


Himmler supervisaba estrechamente el grupo pero la dirección de la Ahnenerbe quedó en manos del prehistoriador y ferviente atlantólogo Herman Wirth, que demostró sin embargo no ser lo suficiente sumiso a las intenciones de su líder y fue sustituído por Walther Wüst en 1937. La organización es mucho más rígida y militarizada que en el caso de la Sociedad Tule. La organización se financiaba de varios modos, por donaciones privadas, fondos estatales y por la contribución especial de un grupo de financieros conocido como el Círculo de Amigos de la Ahnenerbe dirigidos por Wilhelm Keppler.

En 1938 la salud mental de Wiligut se deterioraba y, temiendo ser relacionado (más) con un loco Himmler decidió retirarle de sus deberes y en la práctica jubilarle. Sin embargo Wiligut siguió realizando rituales en su retiro y pronunciando con regularidad increíbles profecías.

Junto con místicos, buscadores de la atlántida, psíquicos, inventores excéntricos, y otras rarezas la Ahnenerbe incluía también a investigadores "serios" en sus campos, aunque siempre cercanos ideológicamente al nazismo o al menos dispuestos a fingir adhesión para ver financiados sus proyectos. Mientras que en Alemania unirse a la Ahnenerbe era una oportunidad de medrar para los académicos ya en su época esta organización era muy mal considerada por los científicos e investigadores extranjeros que consideraban sus trabajos más construcciones ideológicas que verdaderos trabajos e investigación.

La organización estaba dividida en 50 Institutos o ramas, que varíaban mucho en importancia y personal con la mayoría con menos de una docena de investigadores dependientes.  Los departamentos más importantes eran los dedicados a lingüistica y arqueología, pero también había otros dedicados a estudios médicos, obtención de nuevos materiales o nuevas formas de energía,... Particularmente infames son los trabajos del doctor Sigmund Rascher, investigador médico de la Ahnenerbe que condujo inhumanos experimentos en Dachau.

Al contrario que las expediciones financiadas por Tule las misiones de la Ahnenerbe eran publicitadas en muchos casos como parte de una política de prestigio, aunque a menudo se camuflaban los verdaderos intereses de la expedición en cuestión, y el nombre de la Anhenerbe siempre consta de forma clara en el material de la misma. Quizás la más conocida de las expediciones organizadas por ellos fue la expedición de Ernst Schäfer al Tibet en 1938-1939. Se cree que en este viaje se produjo un nuevo contacto con Agartha como preparación para el estallido de la guerra.

Wewelsburg
El centro espiritual de las SS. Se trata de una fortaeza renacentista, aunque elevada sobre restos de forticaciones anteriores, situada en el land de Renania del Norte-Westfalia. Durante su historia perteneció a los obispos de la cercana Paderborn, al estado prusiano y, entre 1925 y 1934, a la administración del distrito de Büren. Es entonces cuando Himmler arrenda el castillo para, originalmente, constituir un centro de instrucción para líderes de las SS. Según parece en la decisión de hacerse con este castillo pesaba el consejo, basado en la interpretación de antiguas leyendas, de Wiligut. Según este el castillo sería un bastión fundamental en una futura guerra entre los hombres del oeste y los hombres del este.

Desde ese momento se llevó a cabo una profunda restauración del castillo, especialmente la Torre Norte que había sido destruída por un rayo, y las salas fueron renombradas con constantes referencias a la leyenda del grial, especialmente al Parsifal, y a otros mitos apreciados por Himmler y sus asesores. El lugar se decoró abundantemenre con runas, esvásticas y otra imaginería del gusto del líder de las SS.

En este lugar tenían lugar los ritos más importantes de la organización incluyendo las ceremonias de matrimonio de todos los miembros, por un ritual propio de tipo pagano. También se cree que otras ceremonias y reuniones a las que acudían los 12 Obergruppenführer, los oficiales de más alta graduación, tenían lugar en el castillo, posiblemente en los solsticios y equinocios, al menos.

Himmler también había ordenado que los totenkompfring o Anillos de la Calavera , una especie de condecoración para miembros destacados de las SS, cuyo portador muriera fueran enviados a Wewelsburg, allí se guardarían en un cofre, en una Cripta situada en la base de la torre norte, Allí debían conservarse igualmente las cenizas de los miembros de más alto rango de la organización tras su muerte. Se creo además una enorme biblioteca con más de 16000 volúmenes y que incluía muchos de los libros saqueados en los asaltos a logias y grupusculos ocultistas disidentes. En cámaras bien enterradas bajo el suelo, en las antiguas mazmorras, se guardaban los mayores tesoros místicos del Reich bajo las más estrictas medidas de seguridad.

El gran proyecto de construcción en torno al castillo, incluyendo un planetario y un falso anillo megalítico, nunca fue llevado a cabo por la guerra y el elevado coste de las reformas. Lo que si se construyó en las cercanías, en el año 1940, fue un pequeño campo de prisioneros, Niederhagen, que se mantuvo en funcionamiento hasta 1943. Sus prisioneros fueron utilizados como mano de obra en el castillo y, si creemos a ciertos informes dudosos, también en experimentos y rituales.

Prácticas y creencias mágicas

En sus prácticas mágicas tanto los tulistas como los miembros de la Ahnenerbe demuestran un gran eclecticismo, aúnan creencias teosóficas, maniqueas y gnósticas con una especie de neo-paganismo idealizado, inspirado por el armanismo, además de elementos tomados de tradiciones mágicas, paradójicamente orientales, como el esoterismo sufí o el budismo tántrico por citar algunos. Estos se justifican considerando estos elementos como secretos de los primitivos arios-hiperbóreos robados por pueblos inferiores que por tanto eran devueltos a sus legítimos usuarios.

La utilización de las runas, tanto las tradicionales germanas y escandinavas como la versión desarrollada por Guido von List, cobraron también particular importancia. Para ellos la escritura rúnica no constituía únicamente un sistema de escritura sino que podían afectar a la naturaleza de la realidad, mediante la recitación de ciertas runas, junto con rituales, técnicas de meditación e incluso posturas corporales que recuerdan al yoga se podía acceder al poder representado por cada uno de estos símbolos.

Otras ideas pseudocientíficas como la creencia en poderes psíquicos, la teoría del hielo cósmico de Hörbriger, o la creencia en la Tierra Hueca contaban también con numerosos defensores dentro de ambos grupos sin formar parte por completo del ideario común.

En juego
El nivel de presencia sobrenatural real dentro de la SS y la Ahnenerbe queda a discreción del narrador. Ten en cuenta que buena parte de la información presentada es real y al parecer Himmler realmente veía a las SS como la elite de la raza superior y como una hermandad que buscaba imitar la mística de las antiguas órdenes de caballería. Wiligut realmente creó ritos y símbolos propios de la organización como el llamado Anillo de la Calavera (totenkopfring aunque el nombre oficial era Anillo de Honor de las SS o SS-Eherenring), o las ceremonias matrimoniales de la SS y en general la información sobre él es cierta.

Sin embargo posiblemente sea más creíble considerar que sólo un porcentaje de los miembros totales de la Orden Negra realmente entendían mínimamente el significado de estos rituales y de la organización más allá de su nivel simbólico que pensar que los 34 000 miembros realmente eran practicantes de las ciencias ocultas. Ten en cuenta que la gente su unía a las S.S. y a la ahnenerbe por motivos diversos y que muchos de ellos no compartían las obsesiones extrañas de su líder, en sus libros sobre el Tiber Ernst Schäfer (claramenente autojustificativos) a menudo comenta que muchos oficiales se burlaban de estas teorías en secreto y sólo buscaban un modo de asegurar financiación para sus investigaciones.

En una campaña completamente realista es posible que estas creencias bizarras sean simplemente eso, mitos sin un poder real. Pero es raro una campaña en que no exista algún elemento fantástico del que echar mano. Estas dos entradas se han centrado especialmente en el uso de la magia y, en menor grado, los poderes psíquicos mientras que el uso de weird science queda más desdibujado, ya que en gran parte la investigación tecnológica quedaba en manos de otras secciones y organizaciones del régimen. Sin embargo esto no es una norma absoluta y el Proyecto Ragna Rok del universo de Hellboy es un buen ejemplo de combinación de elemento sobrenatural y weird science nazi.

Muchos de los juegos ya comentados en este blog tocan elementos del esoterismo nazi en un momento u otro. En el HEX Secrets of the Surface World aparece la Sociedad Tule-Anehnerbe como una de las organizaciones secretas descritas. Hellboy RPG, como es fácil de adivinar, dedica algunas páginas a hablar sobre el proyecto Ragna Rok y sus miembros. Pero quizás la lectura más interesante en este terreno, dentro del material de juego, se encuentre en el suplemento de GURPS titulado Weird War II que ofrece información variada sobre el papel de la magia, los poderes psíquicos o la tecnología futurista en escenarios ambientados en la II Guerra Mundial. El rastro de Cthulhu presenta algunas valiosas apreciaciones a la hora de introducir a los nazis en una campaña de los mitos, bajo el título de El orden reptante: el totalitarismo, además de presentar a la Ahnenerbe como una de las sectas descritas en el libro básico.

Fuera del material de juego dos referencias básicas para la redacción de estos artículos han sido el diccionario crítico de mitos y símbolos del nazismo de Rosa Sala Rose e Invisible Eagle, The History of Nazi Occultism de Alan Baker. Por supuesto estos libros están llenos de mucha información que no he incluído en el artículo y pueden ser interesantes para los narradores que quieran ampliar lo comentado aquí.

Publicar un comentario