domingo, 20 de abril de 2008

Cosas para leer: Indiana Jones Omnibus (volumen 1)

Norma editorial, aprovechando el estreno de la nueva película y la expectación generada por el mismo, se ha lanzado y ha publicado este primer volumen, de recopilación de las miniseries del personaje publicadas por Dark Horse, en un periodo de tiempo increíblemente corto respecto a su salida en Norteamérica. Esperemos que sea una buena señal y sigan llegando el resto de tomos con la misma rapidez en el futuro.

Físicamente poco que destacar sobre la edición, sencilla, careciendo prácticamente de artículos a excepción de una introducción de una sólo página (que podrían ser muy útiles teniendo en cuenta los años transcurridos desde la publicación de los comics), en el interior aparecen algunas las portadas de los comics sin logotipos ni cajas que impidan apreciar la alta calidad de estas.

El tomo contiene tres miniseries distintas:

La primera, las llaves de Atlantis, no es otra cosa que la adaptación al comic de la linea argumental del videojuego del 92, Indiana Jones and the Fate of Atlantis (yo lo tenía, nunca logre acabármelo) Aunque con algunos cambios en el desarrollo y los personajes la trama general es claramente reconocible: Indy, junto con la investigador psíquica Sophie Hapgood se enfrasca en una carrera contra los nazis de turno para descubrir las ruinas de la Atlántida y su reserva de Oricalco, aparentemente para usarlo como fuente de energía. El dibujo de Dan Barry es más que efectivo, muy clásico, al fin y al cabo hablamos de un autor nacido en pleno años 20, y quizás falla algo en cuanto a espectacularidad: no deja ninguna imagen verdaderamente memorable de las ruinas y lugares increíbles que los personajes visitan. El color es diferente al que se utiliza en el resto del tomo, unos tonos más sueves y menos estridentes. El guión, en el que parecen haber intervenido demasiadas manos, cumple pero a menudo resulta apresurado, con algunas escenas (como la visita a España de Brody o el viaje a Rusia) en que es especialmente notorio y que en una versión cinematrográfica probablemente se hubieran quedado en la mesa de montaje.

La segunda, Tormenta en Oriente, es dibujada por Dan Spiegle y Dan Barry que ahora ejerce también como único guionista. Vuelve a presentarnos a la señorita Hapgood y se les une un niño árabe, Khamal, que decide seguir al buen doctor Jones en sus aventuras por el mundo, detrás de cierto escritos perdidos de Buda. Esta vez sus perseguidores son los japoneses, deseosos de dar con un arma ideológica que les ayude en su invasión de China. Por en medio se interpone otro personaje, la Dama Serpiente, un claro trasunto de la Dama Dragón de Terry y los piratas tanto en aspecto como en carácter y biografía, prácticamente un crossover no reconocido. Mucho movimiento, de nuevo algo de apresuramiento pero una historia entretenida y resuelta sin demasiados alardes. Las páginas dibujadas por Spiegle, el último capítulo de la historia, muestran un descenso brutal en calidad respecto a los números anteriores.

La tercera, el brazo de oro, deja de lado a Sophie, a Khamal y también a Dan Barry, siendo guionizada por Lee Marrs y dibujada por Leo Durañona, autores a los que no conocía antes de este mismo momento. La historia nos lleva a Sudamérica, con un grupo misterioso de incas “renacidos”, una venganza del pasado del doctor y por supuesto un tesoro de significado místico, en este caso las manos de oro de una momia inca que se cree pueden moldear la roca. La historia se mueve bien, es divertida y emocionante pero le falta un enemigo de categoría, un villano que claramente sobresalga del resto. Tanto el guión como el dibujo parecen apresurados, sólo trabajados a medias, y en algunos casos los errores narrativos dejan al lector confuso sobre lo que ha pasado en las escenas más movidas.

En definitiva ninguna de las tres miniseries es particularmente mala, aunque la tercera es sin dada lo menos destacable del tomo, proporcionando una lectura entretenida, y por supuesto ideas para el pulp-master de mente calenturienta.
Publicar un comentario